La crisis por el Covid-19 esta suponiendo un importante descenso de la firma de operaciones inmobiliarias, la mayor caída desde el año 2013, según los datos notariales. Las restricciones de movimiento originadas por el estado de alarma decretado por el gobierno, ha hecho que coja impulso la figura del apoderado, que permite que otra persona distinta al comprador y vendedor de un inmueble, pueda firmar una operación en su nombre con todas las garantías legales y jurídicas.
 
 
"La firma como apoderados va orientada a evitar los desplazamientos y sustituir a los directores o personal de entidades bancarias, fondos de inversión, socimis o inmobiliarias para operaciones relacionadas con todo tipo de inmuebles. Actuamos también como apoderados de los particulares, y normalmente son extranjeros que compran viviendas en las principales zonas turísticas de España", sostienen desde el grupo.
 
A pesar de que la figura del apoderado no es nueva para los operadores profesionales, lo cierto es que su uso hasta ahora ha sido residual en las transacciones entre particulares, aunque la compañía detecta un repunte durante la cuarentena y prevé un crecimiento a partir de ahora. "En la época poscovid-19 es posible que veamos una evolución hacia el otorgamiento de poderes de los particulares para sus transacciones, sobre todo en el marco de las compraventas".
 
El "poder notarial" otorgado por España o en el extranjero, es el documento que permite que una persona pueda cerrar una operación en nombre de otra persona o empresa. Estos poderes no son ninguna novedad, pero dada su utilidad, se ha incrementado su otorgamiento en estas épocas de pandemia.
 
"Con la promulgación del estado de alarma la población se vio afectada por las restricciones a la movilidad por todo el territorio, y sigue, como es sabido, estándolo en diferente grado, según la "fase" en la que se encuentre la localidad donde reside. Dentro de este contexto los poderes notariales se han revelado, una vez más, como instrumentos idóneos para agilizar la actividad social y económica", afirma Enrique Montoliu, notario de Castellón.
 
 

La solución Digital de Grupo BC

Grupo BC ha lanzado la plataforma SDoc, que incluye un servicio de firma de moratorias hipotecarias (para gestionar la solicitud, la declaración responsable o el contrato coordinando su firma digital y notificación), la gestión de pólizas de crédito, la supervisión de los préstamos hipotecarios (el cliente puede supervisar y firmar la documentación precontractual de manera totalmente online, evitando desplazamientos innecesarios a las oficinas de las entidades financieras) o el intercambio de documentación (sin necesidad de desplazamiento con las Notarías, Gestorías, Tasadores, Registros de la Propiedad, inmobiliarias y particulares). Se trata, por tanto, de un centro de digitalización, gestión y firma de cualquier tipo de documentación que se contrata de forma externa y cuya puesta en marcha puede realizarse en cuestión de días.
 
.
Fecha: 03/06/2020

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Acepto